Hipertiroidismo en perros: lo que DEBE saber

alianna munakata

Publicado por alianna munakata

Actualizado en

El blog I Love Veterinary está respaldado por lectores, y podemos ganar una comisión de los productos comprados a través de los enlaces en esta página, sin costo adicional para usted. Obtenga más información sobre nosotros y nuestro proceso de revisión de productos >

¿Quieres saber más sobre el hipertiroidismo en perros o problemas de tiroides en perros? ¡Sigue leyendo!

¿Los perros tienen tiroides?

Las glándulas tiroides son una parte esencial del sistema endocrino en los perros. Producen y regulan las hormonas tiroideas. triyodotironina (T3) y Tiroxina (T4). La enfermedad de la tiroides como el hipertiroidismo en perros está apareciendo en las prácticas veterinarias, y ciertamente es un tema que vale la pena aprender y familiarizarse. 

signo de la hormona tiroxina

¿Qué es el hipertiroidismo en perros?

Para comprender el hipertiroidismo, debe conocer las funciones de las hormonas tiroideas y cómo se regulan dentro del cuerpo de su perro. Siga leyendo para obtener más información sobre los niveles de tiroides de los perros:

Como se mencionó anteriormente, hay dos tipos de hormonas tiroideas, T3 y T4. Estas hormonas están involucradas en la función cerebral, el crecimiento musculoesquelético, el metabolismo corporal y el desarrollo y diferenciación de las células del cuerpo. 

Las hormonas están reguladas por un mecanismo llamado sistema de circuito de retroalimentación.

Las glándulas tiroides están controladas por la glándula pituitaria, que se encuentra en la base del cerebro. La glándula pituitaria secreta una hormona llamada tirotropina que estimula la secreción de T3 y T4, que se fabrican con yodo en las glándulas tiroides. 

Cuando el nivel de hormonas tiroideas en la sangre aumenta por encima del umbral homeostático, la glándula pituitaria deja de secretar tirotropina hasta que el nivel vuelve a la normalidad. Esto se llama el sistema de circuito de retroalimentación negativa.

El hipertiroidismo canino ocurre cuando las glándulas tiroideas de los perros se vuelven hiperactivas y comienzan a producir cantidades excesivas de hormonas tiroideas. Muy raramente, puede ser la glándula pituitaria la que se vuelve hiperactiva y provoca la producción excesiva de hormonas tiroideas. 

Hipertiroidismo versus hipotiroidismo en caninos

A diferencia del hipertiroidismo, el hipotiroidismo ocurre cuando las glándulas tiroideas se vuelven inactivas y no producen suficientes hormonas tiroideas. 

El hipertiroidismo puede ser causado por la tiroides neoplasma (tumor), bocio (agrandamiento anormal de las glándulas tiroides) o, con menos frecuencia, por un medicamento utilizado para tratar el hipotiroidismo. 

Muchos casos de hipotiroidismo son causados ​​por el daño de los tejidos tiroideos por tiroiditis linfocítica o atrofia idiopática de la glándula tiroides. 

La tiroiditis linfocítica es el resultado de que el sistema inmunitario del cuerpo ataca las glándulas tiroides, mientras que la atrofia idiopática reemplaza el tejido tiroideo con células grasas. 

El hipertiroidismo provoca una elevación de las tasas metabólicas y el hipotiroidismo hace exactamente lo contrario. Por lo tanto, los perros con hipertiroidismo tienden a tener más energía y apetito con una condición corporal más delgada, mientras que el hipotiroidismo hace que los perros pierdan energía y apetito pero aumenten de peso. 

El hipertiroidismo es más común en gatos y bastante raro en perros. Por otro lado, el hipotiroidismo es un problema de tiroides más común en los perros. 

Los problemas de tiroides en perros son comunes en perros adultos maduros/senior (entre 4 y 10 años) de razas medianas y grandes. Las razas de ejemplo son las siguientes:

Golden retriever

Signos de hipertiroidismo en perros

El hipertiroidismo provoca un aumento en las tasas metabólicas. Algunos de los síntomas del hipertiroidismo en perros son cambios fisiológicos que resultan directamente de esta elevación: 

  • La pérdida de peso 
  • Ansiedad, nerviosismo
  • Depresión
  • Diarrea 
  • Glándula tiroides agrandada 
  • Polidipsia (consumo excesivo de alcohol)
  • Respiración dificultosa o pesada
  • Dificultad para respirar
  • Taquipnea (aumento de la respiración)
  • Aumento del apetito
  • Combate inflamación
  • Poliuria (micción excesiva)
  • Taquicardia (frecuencia cardíaca rápida)
  • Latido cardíaco anormal (ritmo de galope)
  • Presión arterial elevada
  • Mal estado del pelaje
  • Vómitos
  • amordazamiento
  • Cardiomegalia (corazón agrandado)
  • Hichazon facial
  • Hiperexcitabilidad (hiperactividad)
  • Dificultades para tragar
  • Soplos cardíacos
  • Aumento de la vocalización

El hipertiroidismo tiende a tener un inicio gradual, lentamente durante meses o algunos años. Algunos de los síntomas pueden no estar presentes temprano y los perros pueden ser asintomáticos. Incluso si los síntomas están presentes, es posible que no se agraven hasta la última etapa de la enfermedad. 

Opciones de tratamientos disponibles contra el hipertiroidismo canino

Hay varias opciones disponibles como tratamiento para el hipertiroidismo en perros. Muchos tipos de medicamentos veterinarios, como el carbimazol, suprimen la producción de hormona tiroidea. Esto puede estar indicado para el hipertiroidismo que es manejable simplemente mediante terapia médica.

La extirpación quirúrgica de la glándula tiroides (tiroidectomía) puede estar justificada si la glándula de interés es neoplásica, una forma tóxica de bocio o si no puede tratarse de manera efectiva solo con terapia médica. Si es neoplásico, el crecimiento debe ser de tamaño pequeño y no debe haber hecho metástasis a otras partes del cuerpo. 

Sin embargo, la cirugía puede no ser una opción si el perro afectado es mayor, se considera que tiene riesgo anestésico o si ambas glándulas tiroideas están afectadas, ya que la extirpación de ambas glándulas puede provocar hipotiroidismo. 

Para el hipertiroidismo neoplásico, la terapia con yodo radiactivo es generalmente la opción popular: una terapia con yodo radiactivo líquido. Una forma líquida de yodo radiactivo (I-131) viene en una cápsula oral o inyección, que puede administrar un veterinario.

Una vez en el cuerpo, se mueve hacia las glándulas tiroideas de manera similar al yodo normal y se incorpora a las hormonas tiroideas. Destruye el tejido tiroideo dentro de las células tiroideas sin dañar otros tejidos corporales.

El I-131 se eliminará del cuerpo principalmente a través del tracto urinario y en menor cantidad a través de las heces. El perro se considera radiactivo mientras el I-131 está en el cuerpo y debe mantenerse aislado para evitar exponer a otros animales al material. Pueden pasar entre 3 y 10 días antes de que el perro se considere seguro para salir del aislamiento. 

Hay mucha información en línea sobre posibles remedios naturales para el hipertiroidismo en perros: ciertos aceites esenciales, hierbas, etc. Sin embargo, se llevan a cabo estudios limitados para analizar cuantitativamente su eficacia. Por lo tanto, lo mejor es buscar el consejo de su veterinario primero. 

Aunque no hay muchas dietas comerciales específicas para el hipertiroidismo como Hills Y/D (que es para gatos que sufren de hipertiroidismo) disponibles para perros, un simple cambio en el régimen dietético del perro puede ayudar a controlar mejor la condición.  

La ingesta limitada de yodo puede reducir/prevenir la producción y liberación excesivas de hormonas tiroideas de su perro. Por lo tanto, puede ser una buena idea evitar ofrecer alimentos con alto contenido de yodo. Estos son alimentos procesados ​​que contienen granos, cereales y soya, cantidades excesivas de carne de ave o de res, yema de huevo, algas/algas marinas, mariscos y productos lácteos.

Los perros con hipertiroidismo avanzado pueden no ser candidatos adecuados para ninguna de las opciones de tratamiento mencionadas anteriormente. Se pueden recomendar cuidados paliativos para tales casos.

¿Cuál es la función de la tiroides canina?

La tiroides es responsable de producir T3 y T4, que son las hormonas que regulan significativamente la tasa metabólica del cuerpo y están involucradas en el desarrollo neurológico y musculoesquelético. 

La tiroides necesita yoduro (el precursor del yodo) para crear esas hormonas; sin embargo, el cuerpo a menudo no produce suficiente yodo por sí mismo. El cuerpo, por lo tanto, se complementa con yoduro/yodo que se absorbe de los alimentos. 

¿Cómo se diagnostica el hipertiroidismo en perros?

Durante el examen físico, las palpaciones hacen un diagnóstico preliminar de las glándulas tiroides agrandadas. Además, algunos síntomas invisibles como taquicardia (aumento del ritmo cardíaco), hipertensión (presión arterial elevada) y Soplo cardíaco pueden ser detectados durante el examen. 

El análisis de sangre que mide los niveles de hormona tiroidea puede confirmar el diagnóstico.

Es posible que se requieran diagnósticos adicionales, como imágenes avanzadas, como radiografías, ultrasonido y gammagrafía, para determinar la causa de la extensión del hipertiroidismo, lo cual es esencial para hacer un plan de tratamiento. 

Prueba de tiroides

El resultado de un perro diagnosticado con hipertiroidismo

El pronóstico del hipertiroidismo canino varía según la etapa del hipertiroidismo y los factores causales. Tiene mejor pronóstico si se detecta a tiempo. Un perro con hipertiroidismo puede continuar viviendo y disfrutando de su vida con el tratamiento adecuado si la condición es manejable. 

Aunque actualmente no existe una medida preventiva conocida para el hipertiroidismo en perros, hay algunas cosas que puede hacer para minimizar el riesgo de desarrollar hipertiroidismo, especialmente para las razas propensas a esta enfermedad.

El simple hecho de ser consciente y tener conocimiento sobre el hipertiroidismo canino, implementar una dieta balanceada (con una ingesta adecuada de yodo) y controles veterinarios regulares, especialmente para perros mayores, puede ayudar a lograr un diagnóstico y manejo tempranos. 

Compartir es cuidar!

alianna munakata

AUTOR

Alianna ha construido una sólida base educativa para complementar su amplia experiencia práctica en el campo de la medicina veterinaria. Posee un Certificado Nacional de Nueva Zelanda en Enfermería Veterinaria, que obtuvo del Politécnico de Otago en 2012. Además, se graduó con una Licenciatura en Tecnología Veterinaria de la Universidad Massey, Nueva Zelanda, en 2015. Su compromiso de ampliar sus conocimientos es evidente a través de su calificaciones avanzadas en enfermería veterinaria, con un enfoque específico en reptiles y anfibios, pequeños mamíferos y el manejo de serpientes venenosas.

Recomendado

como limpiar una herida de perro

Pet First Aid 101: Cómo limpiar una herida de perro

Lectura de 7 min

Puntos calientes en los perros - I Love Veterinary

Puntos calientes en los perros

Lectura de 5 min

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

¡Envíe su correo electrónico a continuación para unirse al equipo de I Love Veterinary y disfrutar de noticias periódicas, actualizaciones, contenido exclusivo, novedades y más!