¿Por qué la Onicectomía Felina es mala?

¿Qué es una Onicectomía? 

La definición de oniquectomía es "extracción de la uña". Sin embargo, ese nombre no cubre el alcance del procedimiento, también conocido como quitarle las garras a un gato. No es solo la eliminación de la uña/uña de gato, sino también la última articulación del dedo del pie o del dedo. A menudo se hace en un intento de evitar que el gato arañe los muebles o a sus humanos.

La onectomía se considera poco ética e ilegal en la mayor parte del mundo, ya que quitarle las garras a un gato es un procedimiento doloroso y puede causar complicaciones a largo plazo y dolor al gato, la onichectomía felina no es recomendable en la gran mayoría de los casos.   

Mano acariciando a un gato gris - I Love Veterinary

¿Por qué los dueños de gatos querrían quitarle las garras a su gato?

Los propietarios privados de grandes felinos a menudo organizan una oniquectomía o extracción de uña de gato para hacerlos más seguros. Los dueños de pequeños gatos domésticos a menudo optan por quitarles las garras a los gatos para proteger sus muebles, y a veces tal vez a sí mismos, de las garras afiladas de sus gatos.

Rascarse es un comportamiento completamente natural para los gatos. Rascarse incluso se considera saludable; acondiciona la garra mientras elimina las cutículas viejas, hace que el gato estire los músculos y deja marcas de olor que advierten a otros gatos que se mantengan alejados. 

No obstante, rascarse puede ser un comportamiento muy no deseado, dañar su sofá favorito, ¡o tal vez usted sea el receptor de los rasguños! La onicectomía o desungulación de tu gato no es la solución en la gran mayoría de los casos.

Explicación del procedimiento de oniquectomía

Como ya se mencionó, la onicectomía es mucho peor que una manicura y un corte de uñas. El procedimiento de oniquectomía estándar se realiza con un bisturí o una guillotina. A veces se hace con un láser. No importa la herramienta, el método concluye con el corte de la última parte de la punta. El equivalente sería cortar el dedo en el último nudillo de un ser humano de los diez dedos. 

Otra opción para quitarle las garras a un gato es una tendinectomía. Aquí, se corta cada tendón que controla la garra. El gato conserva sus garras pero no puede extenderlas ni usarlas para rascarse. Esto puede parecer una alternativa sensata, pero este procedimiento de oniquectomía viene con su propia gama de complicaciones. Sin los tendones, los dedos de los pies pueden enroscarse debajo del gato. Eso alterará la anatomía normal, causando problemas que pueden volverse dolorosos con el tiempo.

La oniquectomía se realiza bajo anestesia general. Eso significa que el gato no sentirá dolor durante el procedimiento. Aún así, los gatos pueden tener patas sensibles e incluso dolorosas durante varias semanas después, en algunos casos de forma permanente debido a la alteración de la anatomía de la pata cuando se le quitan las garras al gato. 

Una oniquectomía puede ser médicamente necesaria como último recurso en algunos casos raros. Por ejemplo, cuando un gato sufre una infección grave que ha llegado al hueso o el cáncer se ha extendido por el dedo del pie. 

Sin embargo, en la mayoría de estos casos, solo es necesario amputar uno o dos dedos, en lugar de todos a la vez, por lo que es un procedimiento mucho menos invasivo.

Pata de gato y cabeza de gato al fondo - I Love Veterinary

Los efectos secundarios negativos de quitarle las garras a un gato

Como se describió anteriormente, un procedimiento de onicectomía proporciona un cambio significativo en la anatomía de un gato y puede tener consecuencias de gran alcance y causar varios problemas de bienestar. 

Dolor 

La oniquectomía en sí es dolorosa. Aunque no se debe sentir dolor durante la desungulación del gato, debido a la anestesia general, incluso bajo la influencia de los analgésicos después de la operación, los gatos tienden a mostrar signos de incomodidad y dolor. A pesar de que los gatos suelen ser difíciles de calificar para el dolor, los signos clínicos después de la cirugía incluyeron: 

  • Postura de protección 
  • Renuencia a soportar peso en las extremidades desunguladas 
  • Cojera 

En algunos gatos, la desungulación puede provocar cojera permanente, artritis y otras complicaciones físicas a largo plazo. Los gatos suelen caminar con los dedos de los pies soportando el peso de sus cuerpos, y la almohadilla suaviza sus pasos debajo del dedo. Cuando se les quitan las garras, los gatos experimentan dolor cuando soportan el peso de su cuerpo, como pararse o caminar. 

A menudo, para compensar este dolor, los gatos intentarán cambiar su peso hacia atrás. Este cambio de postura puede causar artritis (inflamación de las articulaciones) que puede ser dolorosa. 

Cambio de comportamiento 

Rascarse es un comportamiento felino normal. Los estudios sugieren que cuando un gato no puede rascarse, le causa estrés emocional. Sin embargo, es difícil evaluar si esto es correcto, ya que no podemos preguntarles a los gatos directamente. También se debe tener en cuenta que muchos gatos, entre el 59 y el 78 %, continuaron mostrando un comportamiento de rascado después de haberles quitado las garras. 

No obstante, los gatos sin uñas tienden a mostrar un comportamiento más relacionado con el estrés, y algunos incluso se vuelven cada vez más agresivos y tal vez sucios.

También se podría argumentar que someter a un gato a una onicectomía no solo afecta al gato; también puede afectar negativamente a sus humanos. Un gato con dolor necesita citas veterinarias más regulares. 

Esos pueden ser costosos y consumir mucho tiempo, además de la incomodidad emocional de ver a la mascota con dolor. Además, también puede conducir a un aumento del comportamiento no deseado que puede hacer que sea más difícil vivir con el gato, incluso si ya no puede arañar los muebles.   

Gato arañando - I Love Veterinary

Complicaciones posquirúrgicas de onciquectomía

Además de tener efectos secundarios adversos a largo plazo, pueden ocurrir varias complicaciones postoperatorias más inmediatas después de una oniquectomía. Los estudios informaron un aumento significativo en la respuesta suprarrenal, lo que sugiere que los gatos que se habían sometido a una onicectomía estaban estresados ​​​​y con dolor. 

La tasa de incidencia informada de complicaciones posquirúrgicas varía de rara a 50%. Algunos de estos incluyen: 

Sangrado

La complicación más comúnmente reportada después de una oniquectomía es el sangrado. Como el gato continuará moviéndose y ejerciendo presión sobre el área afectada, es propenso a un sangrado excesivo. 

rebrote de garras

En los casos en los que la garra no se eliminó por completo durante el procedimiento de oniquectomía, podría ocurrir un ligero crecimiento en algunos gatos, lo que resultaría en la formación de abscesos y dolor intenso. 

Parálisis

Algunos gatos experimentan parálisis de los nervios después de la onicectomía. Sin embargo, a menudo se informa que esto se resolvió en 6-8 semanas. 

Enfermedades

El dolor aumenta el estrés, lo que puede reducir la función inmunológica y aumentar la probabilidad de que un gato contraiga y desarrolle enfermedades. Algunos también sugieren que el procedimiento de desungulación puede empeorar enfermedades crónicas ya presentes. 

Infección 

Como con todas las cirugías, existe el riesgo de infección. 

Juguete gato jugando con ratones - I Love Veterinary

Alternativas a la desungulación de gatos

Al final, una oniquectomía es una cirugía innecesaria que no aporta ningún beneficio al gato desde el punto de vista médico. Se hace únicamente para hacer la vida del propietario más cómoda.   

Un argumento que a veces se hace sobre una onicectomía es que el procedimiento es menos poco ético que tener un gato viviendo al aire libre (para evitar arañazos). En esos casos, cabe señalar que muchos gatos viven una vida feliz, como la mayoría de los coches al aire libre en gran parte del mundo.

En la mayor parte del norte de Europa, incluso se considera poco ético tener un gato en casa, ¡así que es más común de lo que piensas! 

No obstante, si usted es el desafortunado dueño de un gato que tiende a arrojarse sobre sus muebles favoritos y desea mantener a su gato (en su mayor parte o en su totalidad) en el interior, hay opciones disponibles. Pruebe algunas de las sugerencias a continuación para tratar de evitar que su gato convierta sus cojines en pedazos. 

  • Capacitación: La mejor forma de evitar que tu gato arañe tus muebles es adiestrarlo. Comience cuando su gato es joven y anímelo a usar un rascador, en lugar de su sofá. Rocíalo con una solución de feromonas o frótalo con hierba gatera. ¡Recompense con algunas delicias favoritas!  
  • Recorte de uñas: No, es poco probable que a tu gato le encante, pero la mayoría puede llegar a aceptarlo. Recortar las uñas de tu gato cada dos o tres semanas reducirá significativamente el daño. 
  • Tapas de uñas: Se pueden unir pequeñas tapas de uñas romas a las garras. Necesitan cambiarse cada cuatro a seis semanas. 

Por último, también puedes intentar salvaguardar tus muebles tanto como sea posible para evitar comportamientos destructivos. Proporcione a su gato entretenimiento en el entorno y proteja sus muebles con plástico, papel de aluminio o cinta adhesiva mientras aún le enseña a no arañar. 

Cofias para uñas de gato como alternativa a la oniquectomía - I Love Veterinary

Política de AVMA sobre procedimientos de onicectomía

Actualmente, la política de la Asociación Médica Veterinaria Estadounidense (AVMA) es que una oniquectomía o desungulación solo debe realizarse después de que se hayan agotado todos los demás métodos para controlar el rascado. 

En el Reino Unido, la oniquectomía solo se realiza con fines terapéuticos. En la UE, la desungulación de los gatos está prohibida en todos los casos. 

Se pueden permitir excepciones si un veterinario considera que el procedimiento “necesario por razones médicas veterinarias o para el beneficio de cualquier animal en particular”, por ejemplo, en casos de cáncer de huesos.  

Resumen

Nunca se debe considerar una oniquectomía a menos que sea por razones médicas. Es un procedimiento doloroso y no conlleva ningún beneficio para tu amigo peludo, solo riesgos de dolor e incomodidad.

Puede ser infinitamente frustrante, pero si tienes un gato al que le encanta rascar, es mucho mejor intentar entrenarlo o cortarle las uñas antes de amputarle los dedos.