Trastornos del saco anal en perros

Actualizado en

El blog I Love Veterinary está respaldado por lectores, y podemos ganar una comisión de los productos comprados a través de los enlaces en esta página, sin costo adicional para usted. Obtenga más información sobre nosotros y nuestro proceso de revisión de productos >

Todo es diversión y juegos en la clínica hasta que tengamos el día de expresión del saco anal en perros, ¿correcto? A la mayoría de los veterinarios y técnicos veterinarios no les gustan las enfermedades de los perros que afectan las glándulas anales, probablemente debido al mal olor que desprenden.

Pero hay bastantes situaciones en las que la extracción de las glándulas anales no es la solución a un problema que requiere un enfoque más detallado y profesional. Por eso se aconseja a los propietarios que no realicen expresión del saco anal en casa y consulte a un veterinario cuando ocurra un problema.

Sobre el saco anal en perros

saco anal en perros

Los perros tienen sacos anales situados entre el esfínter anal interno y externo en ambos lados (posiciones 4 y 8 en punto). Los sacos anales producen un líquido de olor desagradable que se considera que tiene características de marcado de territorio.

La condición más común con respecto a los sacos anales es probablemente la impactación de líquido dentro del sacos anales y algunas razas más predispuestas que otras son los chihuahuas, los caniches de juguete, los caniches miniatura y los pastores alemanes.

Con menos frecuencia, los profesionales veterinarios se encuentran con inflamación de los sacos anales, abscesos de los sacos o tumores. Si bien es bastante común en los perros, los trastornos de los sacos anales en los gatos rara vez ocurren.

Impactación del saco anal canino

Si notas que tu perro se persigue la cola, lame y muerde el área alrededor del ano, pica y se rasca, tiene dificultades para defecar y corretear, puedes sospechar un problema con los sacos anales y visitar a tu veterinario lo antes posible.

Las causas exactas de la impactación de los sacos anales no están claras, pero algunos factores predisponentes incluyen secreción excesiva, diarrea crónica o reciente, heces blandas, tono muscular deficiente, etc.

El veterinario hará muchas preguntas sobre síntomas evidentes, antecedentes de enfermedades, incidentes particulares y realizará un examen físico completo del perro.

Solo para descartar otras enfermedades más graves, el veterinario también podría sugerir realizar un hemograma completo, perfil bioquímico sérico, estado de electrolitos y análisis de orina.

El primer signo obvio son los sacos anales agrandados que pueden palparse fácilmente. En los casos de impactación, el líquido que sale de las glándulas tendrá un aspecto espeso y de color marrón a amarillo oscuro, además del aspecto pálido normal. Cuando hay una formación de abscesos, los exudados contienen colores de rojo a marrón.

En casos con cambios menores, es suficiente simplemente extraer el contenido del saco anal y también aplicar algunas soluciones antisépticas. El problema tiende a ser recurrente una vez aparente, por lo que su veterinario programará citas de seguimiento frecuentes para mantener el control de la situación.

Inflamación del saco anal en perros

foxterrier arrastrando el trasero por las baldosas

Es una etapa avanzada de la impactación cuando los sacos anales se inflaman debido a una serie de razones como heces blandas, actividad física reducida, fístulas perineales, colitis crónica, etc.

Los conductos del saco anal son bastante estrechos, por lo que la inflamación puede deberse a otras condiciones en la región perineal que potencialmente causan presión y bloquean los conductos.

Los síntomas son generalmente los mismos que con la impactación del saco anal, pero tienden a ser más severos y dolorosos.

El protocolo de tratamiento comienza con la expresión del saco anal. Cuando el contenido de las glándulas y los conductos es demasiado espeso y duro, debe enjuagarse con solución salina. Posteriormente, se aplica una solución antiséptica (clorhexidina o povidona yodada) para lavar los sacos y los conductos.

Al final, se utiliza una solución tópica de antibiótico con o sin un componente de corticosteroides.

Fístulas perineales del saco anal

Las fístulas perineales son sitios de drenaje proceso patológico crea naturalmente para evacuar el contenido acumulado. Las fístulas aparecen ventrolateralmente al ano después de una inflamación grave del saco anal y un absceso. La causa de las fístulas perineales no siempre es el resultado de un trastorno del saco anal, pero con frecuencia este es el factor principal.

En este caso, nuevamente se exprimen las glándulas anales, se lavan a fondo y se drenan las fístulas. El perro comienza con terapia antibiótica sistémica por un período de 14-21 días. Si durante este período las fístulas permanecen abiertas, el veterinario probablemente sugerirá una extracción quirúrgica de las glándulas anales (saculectomía).

Saculectomía del saco anal canino

Existen dos tipos de procedimientos, un procedimiento quirúrgico cerrado y un procedimiento quirúrgico abierto. Con el procedimiento quirúrgico cerrado, la luz del saco anal permanece intacta. El procedimiento comienza llenando la luz con cera y separando la glándula del tejido circundante, atando los conductos y reconstruyendo el sitio quirúrgico.

Con el procedimiento abierto, se abre la luz y se extrae la glándula junto con el conducto.

La complicación posquirúrgica más frecuente es la incontinencia fecal por daño de los esfínteres anales y del nervio rectal caudal. Se han informado casos de fístulas perineales persistentes después de una saculectomía cuando algunas partes del tejido del saco permanecieron dentro del ano.

Tumores del saco anal en perros

El tipo más común de tumor que afecta las glándulas anales en los perros es el adenocarcinoma, que tiende a hacer metástasis en los ganglios linfáticos regionales. Se han informado más casos en perras que en perros machos. Con excepción de los ganglios linfáticos regionales, el tumor a menudo hace metástasis a los pulmones.

Los síntomas principales incluyen agrandamiento e inflamación de la masa subcutánea en la región perineal y problemas para defecar. Con el examen digitorrectal, el veterinario notará un agrandamiento unilateral donde se encuentra el saco anal afectado.

El perfil electrolítico de estos pacientes muestra hipercalcemia e hipofosfatemia. Esto se debe a que el tumor excreta una materia similar a la parathormona. Algunos perros con síndrome paraneoplásico experimentan poliuria y polidipsia, debilidad muscular y episodios de vómitos.           

El trastorno se trata quirúrgicamente, pero antes de que comience el procedimiento quirúrgico, los pacientes con desequilibrio electrolítico deben tratarse con soluciones intravenosas isotónicas para regular la hipercalcemia.

El procedimiento es el mismo con la saculectomía del saco anal. La extracción de los ganglios linfáticos regionales afectados a veces se realiza en casos de metástasis regionales.

Compartir es cuidar!

AUTOR

Proyecto dedicado a apoyar y ayudar a mejorar la Medicina Veterinaria. Compartir información y generar debates en la comunidad veterinaria.

Recomendado

pedialita para perros

Pedialyte para perros: 2024 actualizado

Lectura de 8 min

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

¡Envíe su correo electrónico a continuación para unirse al equipo de I Love Veterinary y disfrutar de noticias periódicas, actualizaciones, contenido exclusivo, novedades y más!