Comprensión (causas y tratamiento) de la displasia de cadera en perros

Kaylee Ferreira

Publicado por Dra. Kaylee Ferreira

Actualizado en

El blog I Love Veterinary está respaldado por lectores, y podemos ganar una comisión de los productos comprados a través de los enlaces en esta página, sin costo adicional para usted. Obtenga más información sobre nosotros y nuestro proceso de revisión de productos >

Displasia de cadera en perros: cuando algo no se sienta bien 

La displasia de cadera en perros es el trastorno más frecuente de la articulación de la cadera. La displasia de cadera (HD) se debe al desarrollo defectuoso de la cabeza del hueso del fémur o del acetábulo de la cadera o de ambos. 

displasia de cadera en perros
De Tara Hatch: “La extremidad anterior amputada de un cachorro que supuestamente nació con una deformidad. La pierna fue amputada a las 9 semanas de edad porque causaba dolor e incomodidad. El cachorro se recuperó bien y le está yendo muy bien en tres patas, sin embargo, solo una semana después se descubrió que tenía una terrible displasia de cadera, que actualmente se está manejando bien. El cachorro fue adoptado por un veterinario por lo que está en las mejores manos. 😇"

Las estructuras antes mencionadas forman la articulación esférica de la cadera y necesitan encajar entre sí con precisión, o con el tiempo, la articulación se degenera y produce osteoartritis.

¿Ciertas razas caninas están predispuestas a la displasia de cadera?

Casi todas las razas corren el riesgo de desarrollar displasia de cadera, pero las más comúnmente afectadas son perros de razas grandes a gigantes. La displasia de cadera en perros pequeños es poco común, pero puede ocurrir. 

La displasia de cadera tiene una ruta de herencia compleja, y múltiples genes y factores ambientales juegan un papel en la forma en que se expresan los genes y, en última instancia, si se producirá el desarrollo de caderas displásicas. 

Las razas de perros como el labrador retriever, el golden retriever, el pastor alemán, el bulldog, el san bernardo y el rottweiler son algunas de las razas que están predispuestas a la EH. Aunque los perros grandes de razas mixtas a menudo adoptados como "rescates" tienen antecedentes inciertos y mala nutrición, también tienen un alto riesgo de desarrollar displasia de cadera. 

Al nacer, un perro “normal” tendrá articulaciones de cadera normales. Sin embargo, si la articulación desarrolla laxitud o inestabilidad en una etapa temprana de la vida, cambios como el aplanamiento de la cabeza del fémur o un acetábulo poco profundo inician la osteoartritis y la degeneración de la articulación.

Factores clave que juegan un papel en el potencial desarrollo y severidad de la displasia de cadera en perros se puede resumir de la siguiente manera:

  • Predisposición de raza o padres afectados (genética)
  • Nutrición 
  • Peso y tasa de crecimiento 
  • Haz ejercicio 
  • hormonasmientras

¿Cuáles son los signos y síntomas asociados con la displasia de cadera en perros?

Los signos y síntomas clínicos de la displasia de cadera en perros pueden variar significativamente. Algunos perros pueden mostrar solo signos sutiles de incomodidad, mientras que otros pueden desarrollar un dolor intenso y repentino. Si los síntomas no son evidentes, los signos solo se desarrollan más tarde.

A menudo se observan dos presentaciones de displasia de cadera, a saber:

  • Una forma juvenil o severa
  • Forma crónica

El forma juvenil generalmente se ve en perros de entre cinco y 12 meses de edad con síntomas que aparecen repentinamente y pueden incluir:

  • Cojera en una o ambas patas traseras.
  • “Bunny-hopping”: término utilizado para describir el movimiento de un perro en el que ambas patas traseras se levantan simultáneamente como un conejo. Esto se ve a menudo al caminar, correr o subir escaleras.
  • Dificultad al ponerse de pie después de descansar. 
  • Ejercita la intolerancia donde tu perro no quiera correr o jugar.

Se cree que estos signos se deben a una laxitud significativa de las articulaciones que, a su vez, provoca un posible desgarro y estiramiento de la cápsula articular, los ligamentos y los músculos, lo que provoca inflamación. El borde del acetábulo también puede sufrir microfracturas. 

El forma crónica es más común y tiene una serie variable de signos clínicos en perros adultos. perros mayores que han sufrido cambios a largo plazo en la articulación pueden haber tenido síntomas sutiles al principio que se vuelven más evidentes a medida que progresan en gravedad debido a la enfermedad articular degenerativa. Los signos observados en perros mayores incluyen:

  • Cojera intermitente en una o ambas patas traseras.
  • Extremidades pélvicas rígidas, especialmente después de descansar o hacer ejercicio.
  • Dificultad para ponerse de pie cuando está sentado o acostado.
  • Intolerancia al ejercicio o dificultad para caminar, saltar y correr.
  • Debilidad de los músculos de las patas traseras y extensión de las patas traseras al caminar sobre superficies resbaladizas.
  • Crepitación: término utilizado para describir el sonido de chasquido o crujido que se siente o se escucha en las articulaciones.

Opciones de tratamiento disponibles para la displasia de cadera canina

Las opciones de tratamiento para la displasia de cadera en perros se pueden agrupar en las siguientes dos categorías:

  • Manejo no quirúrgico 
  • Manejo quirurgico

El manejo no quirúrgico de la osteoartritis que ocurre debido a la EH también se conoce como manejo médico. El tratamiento proporcionado se denomina paliativo, ya que aborda el dolor pero no la causa de la inestabilidad articular. El objetivo es reducir los signos de dolor y mejorar la movilidad para frenar la progresión de la artritis.

Idealmente, se aplica un enfoque multimodal de alivio del dolor que incluye los siguientes elementos:

Nutrición- La dieta correcta con aditivos nutricionales y proteínas de alta calidad es fundamental en el manejo de apoyo de la EH. Las dietas específicamente formuladas aseguran que su mascota se mantenga en una condición corporal saludable y proporcionan ingredientes de apoyo nutricional adicionales para la salud de las articulaciones. Consulte la discusión a continuación sobre las dietas recomendadas por veterinarios.

Terapia física- La aplicación de terapia física es fundamental ya que proporciona apoyo y desarrollo continuos de los músculos alrededor de la articulación de la cadera. Con la disminución de la actividad debido al dolor, los músculos comienzan a deteriorarse o atrofiarse, y luego las caderas, así como la articulación de la rodilla y la columna vertebral, se verán afectadas y la progresión de la cojera y la rigidez se agravarán.

Teckel recibiendo fisioterapia
Comprensión (causas y tratamiento) de la displasia de cadera en perros I Love Veterinary - Blog para veterinarios, técnicos veterinarios y estudiantes

Mantener a su mascota en movimiento y prevenir la degeneración muscular ayuda a retrasar la progresión de la artritis. Toda actividad física debe tener en cuenta la moderación. Como cuidador principal de una mascota, uno debe hacer un esfuerzo concertado para moderar la actividad: no fomente demasiada actividad y no permita muy poco movimiento. 

Los fisioterapeutas de animales están capacitados para ayudar a proporcionar a las mascotas regímenes de ejercicio diseñados específicamente para sus condiciones problemáticas. Comuníquese con su veterinario o fisioterapeuta para programar una consulta para discutir y detallar el mejor régimen que ayudará a enfocarse en los grupos musculares específicos de su mascota que se están degenerando debido a la displasia de cadera.  

Medicamentos 

Cualquier medicamento que prescriba un veterinario tendrá diferentes efectos para diferentes mascotas. Es importante tener esto en cuenta porque no existe una solución rápida para la artritis; no existe cura. Los medicamentos recetados para el tratamiento de la displasia de cadera simplemente ralentizan la progresión de los síntomas y alivian el dolor.

Los medicamentos tienen diferentes efectos secundarios, y la salud general de su mascota y el grado de dolor ayudarán a determinar qué se prescribe. Además, el uso crónico de cualquier medicamento tiene implicaciones específicas sobre la salud renal y gastrointestinal y los niveles de actividad o los patrones de sueño. 

El dolor también tiene múltiples vías y, a medida que los síntomas progresan, es posible que sea necesario agregar más medicamentos.

Los medicamentos comunes recetados incluyen:

  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) 
  • La gabapentina 
  • Steroids
  • Opioides 

A continuación se muestra un ejemplo de un protocolo de manejo conservador de cachorros jóvenes que se aplicaría si el paciente se presentara a los cinco o seis meses de edad con dolor de cadera y cojera.

El manejo conservador del dolor con AINE según sea necesario es el primer paso, además de estimular la estabilización de la cadera al:

  • Limitar el ejercicio a varias caminatas regulares con correa de intervalos de 10 minutos por día durante seis semanas.
  • Si la respuesta es buena, se recomienda continuar con el ejercicio controlado hasta que el cachorro tenga al menos 12 meses. Después de las primeras seis semanas, se pueden dar períodos más largos de actividad (20-30 minutos cada vez).
  • Nadando o bajo el agua cintas de correr también son ejercicios útiles, ya que son formas de bajo impacto para desarrollar masa muscular para sostener las caderas.

Si el manejo conservador no arroja buenos resultados dentro de las seis semanas, se debe considerar el manejo quirúrgico. El manejo quirúrgico de la displasia de cadera en perros puede ser desalentador pero gratificante si su mascota es el candidato quirúrgico correcto. 

Los siguientes procedimientos se tendrán en cuenta al determinar el mejor tratamiento para su mascota:

Osteotomía pélvica triple

Esto involucra tres cortes en el hueso alrededor de la articulación de la cadera, llamado segmento acetabular de la pelvis, para alterar el ángulo de la articulación. Luego se fija una placa en una posición que asegure que la cabeza del fémur se cubra de manera más efectiva y que la articulación sea más congruente. El candidato quirúrgico correcto es:

  • Envejecido entre cinco y nueve meses (se pueden considerar algunas excepciones).
  • Clínicamente cojo.
  • No tiene evidencia secundaria de osteoartritis en las radiografías. 
  • Buena conformación del acetábulo según lo evaluado por una prueba de Ortolani.

Osteotomía femoral o intertrocantérea

Esto implica extraer una cuña de hueso del fémur, lo que cambia el ángulo del cuello del fémur y permite que encaje mejor en el acetábulo. Los candidatos quirúrgicos incluyen pacientes que:

  • Esta técnica se aplica cuando una condición conocida como coxa valga ocurre, por lo que el ángulo de inclinación de la cadera es mayor de 150 grados. 
  • Perros de entre nueve y 15 meses. 
  • Esta técnica es muy técnica y no se realiza con tanta frecuencia como las OPC.

Cirugía total de reemplazo de cadera

La cirugía de reemplazo total de cadera se realiza en casos muy severos y proporciona una articulación artificial sin dolor para facilitar la función biomecánica normal. La cirugía consiste en extraer la parte superior del fémur y reemplazarla con una cabeza y un cuello de fémur artificiales que se insertan en una copa de plástico denso que actúa como la superficie articular de la articulación.

Los reemplazos de cadera simples o dobles son posibles, pero son costosos y la recuperación requiere cuidados intensivos y fisioterapia. Este procedimiento se conoce como el estándar de oro cuando se trata de formas graves de displasia de cadera en perros, ya que ofrece el mejor resultado posible. Aún así, debido a limitaciones financieras o de especialistas, no siempre es factible.

Ostectomía femoral de cabeza y cuello 

Este procedimiento se conoce como procedimiento de rescate y solo se realiza cuando no existen otras técnicas quirúrgicas apropiadas adecuadas para un candidato, falta de instalaciones de referencia de especialistas o limitaciones financieras. 

Se quita la cabeza del fémur, esencialmente quitando la parte esférica de la articulación esférica. Esto, a su vez, alivia el dolor que resulta del contacto óseo anormal en perros con displasia de cadera. Los músculos circundantes y el tejido cicatricial que se forma después de la operación actúan como una articulación falsa que sostiene las caderas.

Una ostectomía de cabeza y cuello femoral (FHO) se puede realizar en uno o ambos lados, dependiendo de si ambas o solo una articulación de la cadera está afectada. Supongamos que hay otros problemas subyacentes o procedimientos previos, como lesiones cruzadas o inestabilidad. En ese caso, los procedimientos de FHO deben considerarse cuidadosamente ya que las complicaciones ortopédicas múltiples tienen un pronóstico más reservado.

El procedimiento FHO afecta la marcha de un perro ya que la pierna se acorta un poco, pero proporciona un alivio significativo del dolor. Cualquier procedimiento ortopédico tendrá secuelas en cómo se mueve tu mascota, pero se adaptarán si se sienten cómodos. Si su mascota no se las arregla bien después de la cirugía, debe regresar para sus consultas de seguimiento.

Cómo puede prevenir la displasia de cadera en perros

La mejor prevención de la displasia de cadera en perros son las decisiones informadas. Como cuidador principal, las decisiones informadas y el conocimiento de la salud de su mascota son el paso más importante para prevenir la displasia de cadera. Todos los perros nacen con caderas normales, por lo tanto, las acciones que toman los dueños durante el desarrollo temprano son fundamentales.

Los puntos críticos en la prevención de la displasia de cadera canina son:

  • Conozca su raza: solicite a su criador certificados de cadera o pregunte sobre la salud de los padres o abuelos de su cachorro. Los perros de razas grandes corren un mayor riesgo, así que tenga en cuenta sus necesidades especiales desde el principio.
  • Proporcione a su cachorro un buen apoyo nutricional, proteínas de alta calidad y las vitaminas y minerales correctos. No complemente la comida para cachorros de razas grandes con calcio o harina de huesos. 
  • Alimente a su mascota con la cantidad correcta de comida y controle su peso para evitar un acondicionamiento excesivo. 
  • Si su mascota muestra signos de cojera o dolor, llévela a un veterinario para que la examine. Detección y tratamiento precoz o clave a la hora de retrasar la progresión y gravedad de la displasia de cadera.
  • No ejercite demasiado a los perros jóvenes y de rápido crecimiento. Más bien espere hasta que estén maduros esqueléticamente antes de iniciarlos en el ejercicio extenuante.

Cómo los veterinarios diagnostican la displasia de cadera canina

Una buena historia clínica y la detección temprana de signos o síntomas son de suma importancia a la hora de determinar si tu mascota está predispuesta o padece displasia de cadera. Primero, su veterinario comenzará con un examen clínico detallado de las articulaciones y los músculos de las patas traseras de su mascota, así como una revisión de los niveles de actividad y nutrición de su mascota, por lo que siempre debe estar preparado para hablar sobre esto con su veterinario.  

Si su cachorro muestra signos de displasia de cadera desde el principio durante los controles de salud iniciales o si sus perros mayores comienzan a mostrar síntomas clínicos, su veterinario comenzará con los siguientes pasos de diagnóstico para determinar la gravedad de los problemas de cadera de su perro:

Radiografías 

Las radiografías o más comúnmente conocidas como rayos X son el primer paso para evaluar la salud de las articulaciones.

Las radiografías generalmente se toman bajo sedación, ya que requieren que su mascota esté relajada y que sea fácil de maniobrar en posiciones muy específicas. 

Las radiografías requieren que se tomen varias vistas. Son evaluados con mayor precisión por un especialista que luego puede proporcionar una clasificación certificada de la articulación de la cadera. Algunos veterinarios de atención primaria también pueden brindar este servicio, pero se requerirá que un especialista proporcione certificados HD para la clasificación del pedigrí.

El Método de distracción PennHIP mide cuantitativamente la laxitud de la cadera y es un predictor preciso de si un cachorro puede desarrollar displasia de cadera. También ayuda a determinar qué abordaje quirúrgico apropiado se adapta mejor al paciente.  

Radiografías en perros jóvenes pueden ser críticos ya que pueden ayudar a prevenir la progresión de una condición debilitante. 

Las radiografías en perros mayores que ya tienen displasia de cadera pueden ayudar a monitorear la progresión de la enfermedad y ayudar a determinar las mejores opciones quirúrgicas para un paciente. Las radiografías también brindan información sobre qué tipos de técnicas conservadoras de manejo del dolor brindarían mejor alivio a un paciente con displasia de cadera. 

Método de palpación

El método de palpación se llama Signo Ortolani y también requiere una ligera sedación en cachorros o durante los controles de atención primaria de salud para cachorros jóvenes de entre 2 y 3 meses. Es solo un indicador general de si un cachorro puede desarrollar o no cambios en las articulaciones debido a la laxitud de las articulaciones. Si un cachorro no tiene el signo de Ortolani, no descarta la posibilidad de una displasia de cadera subyacente. 

Los resultados para un perro con displasia de cadera

El resultado de un perro con displasia de cadera está determinado por la gravedad y la duración de la afección.

Para cachorros jóvenes, el resultado es muy bueno si los signos y síntomas se detectan a tiempo y se toman las medidas adecuadas para prevenir la progresión de la enfermedad.

Para perros mayores con displasia de cadera, los resultados variarán según el curso del tratamiento tomado. Sin embargo, si son candidatos potenciales para la cirugía, tendrán un pronóstico bastante bueno si se siguen todas las instrucciones postoperatorias adecuadas.

Si se opta por un manejo conservador o médico, entonces el pronóstico depende de la calidad de vida del animal. El objetivo del tratamiento es controlar los síntomas y aliviar el dolor. Si la calidad de vida de su mascota se ve afectada negativamente por estos tratamientos, entonces el pronóstico es reservado. 

AINE y tratamientos alternativos 

Los AINE 

Los AINE

Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos alivian el dolor al disminuir la inflamación. Los AINE no curan la artritis; simplemente ralentizan la progresión de la enfermedad. El alivio del dolor es de leve a moderado y no es ideal para uso crónico. Los AINE tienen efectos adversos sobre los riñones y el tracto gastrointestinal. 

Polisulfato de pentosano

Este es un fármaco nutracéutico inyectado en un paciente inicialmente una vez a la semana durante cuatro semanas y luego mensualmente después de eso. Pentosano funciona muy bien en pacientes geriátricos y brinda soporte adicional para las articulaciones y disminuye la inflamación.

Aceite de CBD

Aunque los datos científicos limitados sobre el uso el aceite de CDB está disponible, la evidencia anecdótica sugiere que proporciona un alivio significativo del dolor, especialmente el dolor neuropático, y también cuenta con propiedades antiinflamatorias.

Acupuntura 

Los fisioterapeutas veterinarios pueden brindarles a sus mascotas algo de alivio usando cuentas de oro implantadas en puntos de acupuntura que han demostrado aliviar el dolor y reducir la inflamación.

Ejercicios efectivos para perros con displasia de cadera

  • Paseos controlados con correa– Las caminatas cortas son una adición esencial, especialmente si se intenta un manejo conservador de la EH. Nuevamente, es necesario monitorear la respuesta de su perro al ejercicio. 

Si se las arreglan bien, se puede aumentar el tiempo y la duración de las caminatas, pero si comienzan a mostrar cojera. El descanso y la reducción del tiempo de caminata y la distancia no es un paso atrás. Es simplemente un paso hacia la mejora de la salud de las articulaciones.

  • Nadando- asegúrese de que su mascota pueda entrar y salir del agua cómodamente para evitar tensiones innecesarias en las articulaciones.
  • Entrenamiento de agilidad de bajo impacto– Los túneles y las rampas que no son empinadas también se pueden usar para desarrollar los músculos y mantener las articulaciones móviles.
  • Entrenamiento subacuático en cinta rodante– bajo impacto y muy efectivo para pacientes dolorosos.
  • Ejercicios de rango de movimiento– un fisioterapeuta proporcionará una lista de actividades que ayudan a mejorar y mantener el rango de movimiento en perros con displasia de cadera. 

Dietas recomendadas por veterinarios para la displasia de cadera canina

La clave para prevenir la displasia de cadera en perros comienza con una nutrición adecuada durante sus etapas de desarrollo más críticas como cachorros. Esto también significa controlar tanto la cantidad como la calidad de los alimentos que se les alimentan. 

Los cachorros de razas grandes necesitan proporciones muy específicas de fósforo y calcio en su dieta mientras crecen. Los alimentos suplementados con calcio o demasiado altos en calcio tienen un efecto negativo en varios factores del fémur en desarrollo, lo que aumenta el grado y la gravedad de la displasia de cadera.

Las empresas de alimentos para mascotas de renombre invierten millones en investigación y ensayos clínicos para determinar las mejores formulaciones nutricionales posibles para sus consumidores y proporcionar la proporción óptima para cachorros en crecimiento. 

La proporción correcta de vitaminas, minerales y proteínas de alta calidad Es vital. 

Por lo tanto, es imperativo proporcionar a los cachorros de razas grandes alimentos para cachorros formulados específicamente para satisfacer sus necesidades durante su ventana crítica de desarrollo. Alimentación improvisada es fuertemente desanimado, y sobre condicionamiento debiera ser evitado cueste lo que cueste.

En perros que ya tienen displasia de cadera, un veterinario recomendará una dieta que contenga los siguientes ingredientes adicionales:

  • Ácidos grasos omega 3: disminuyen la producción de mediadores inflamatorios y, por lo tanto, ralentizan la progresión de la osteoartritis en la articulación afectada.
  • Sulfato de condroitina.
  • Glucosamina-HCl.

La última palabra

La displasia de cadera en perros puede tratarse con apoyo o incluso prevenirse si se detecta a tiempo. Sin embargo, es una condición frustrante con complicaciones de por vida en la calidad de vida de una mascota si no se trata. 

Si algo no le sienta bien a las patas traseras de su mascota, lo mejor es actuar cuanto antes.  

 

Compartir es cuidar!

Kaylee Ferreira

AUTOR

La Dra. Kaylee Ferreira, una veterinaria sudafricana de Johannesburgo, se destaca en diversas funciones veterinarias. Fundadora de Kubuntu Veterinary Services, es una dedicada amante de los animales y aventurera.

Recomendado

pedialita para perros

Pedialyte para perros: 2024 actualizado

Lectura de 8 min

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

¡Envíe su correo electrónico a continuación para unirse al equipo de I Love Veterinary y disfrutar de noticias periódicas, actualizaciones, contenido exclusivo, novedades y más!