Megaesófago en perros: causas y tratamiento

foto de avatar

Publicado por Catalina Hjorth

Actualizado en

El blog I Love Veterinary está respaldado por lectores, y podemos ganar una comisión de los productos comprados a través de los enlaces en esta página, sin costo adicional para usted. Obtenga más información sobre nosotros y nuestro proceso de revisión de productos >

¿Qué hace el esófago?

El esófago canino es el tubo que conecta la garganta con el estómago. Desempeña un papel vital en el transporte de alimentos a través de contracciones coordinadas. Entonces, ¿qué sucede cuando el esófago no funciona como debería? Puede ocurrir una enfermedad llamada megaesófago canino. Pero, ¿qué es esto y qué puedes hacer al respecto? ¡Toma una lectura a continuación!

Esófago: el tubo que conecta la garganta con el estómago por I Love Veterinary

¿Qué es el megaesófago en perros?

El megaesófago no es una sola enfermedad. Es una combinación de trastornos. Al final dando como resultado la dilatación del esófago y la pérdida de su motilidad.

El esófago es un tubo muscular complejo. Consiste en dos capas de músculos esqueléticos con dos esfínteres en cada extremo. El más cercano a la boca permanece cerrado en todo momento, excepto cuando el perro traga. El otro. Más cercano al estómago. No es un verdadero esfínter, puede estar cerrado por el tejido circundante.

Los reflejos neurológicos provocan las contracciones del esófago y la apertura de los esfínteres. Cuando estos reflejos se interrumpen, el esófago ya no puede transportar la comida. En cambio, pierde tono y se dilata. Este esófago flácido y lleno de aire es el megaesófago.

Esófago canino y cómo su disfunción puede causar megaesófago por I Love Veterinary

Causas comunes de megaesófago en perros

El megaesófago puede ser congénito (el perro nace con él) o adquirido.

Congénito

En casos congénitos, los cachorros nacen con megaesófago. Pero, a menudo, no se descubre hasta que comienzan a comer alimentos sólidos. En los casos leves, es posible que no se diagnostique hasta que tengan un año. La fisiopatología no está clara, pero la investigación sugiere que se debe en parte a una falla en el Nervio vago.

Los signos más comunes son la regurgitación y la falta de crecimiento.

Algunas razas parecen tener una mayor prevalencia de las condiciones, estas incluyen:

  • Schnauzers miniatura
  • Gran Danes
  • Pastores alemanes
  • Terranova
  • Labrador Retrievers
Radiografía de megaesófago congénito por I Love Veterinary
De ‎Cathy Richmond-Williams‎: “El peor caso de megaesófago que he visto. Era un pastor alemán de 12 semanas que solo pesaba 2.5 libras. Lo sacrificamos”.

Adquirido

Con megaesófago adquirido, la condición a menudo se descubre más adelante en la vida. A menudo en adultos jóvenes y animales de mediana edad. Hay varias causas potenciales.

Miastenia Gravis es una enfermedad neurologica. Es la razón más común de megaesófago en perros. La miastenia gravis es una afección del sistema inmunitario. Aquí el sistema inmunológico destruye las uniones entre los músculos y los nervios. Los músculos del esófago simplemente no reciben las señales de los nervios.

Cualquier raza de perro puede tener megaesófago. Pero algunos tienen un mayor riesgo de desarrollar miastenia grave. Éstos incluyen:

  • pastores alemanes
  • Labrador Retrievers
  • Akitas

Otras condiciones que pueden causar megaesófago en perros son:

  • Estenosis: Cicatrización o tumores en el esófago pueden causar estenosis. Sin embargo, esto no es un verdadero megaesófago, ya que los músculos todavía están trabajando.
  • la enfermedad de Addison: Una enfermedad que causa la deficiencia de cortisona. Normalmente se produce en la glándula suprarrenal. Esto altera el metabolismo de los músculos del esófago y se vuelven más pequeños.

Si es posible, es necesario identificar las enfermedades subyacentes. Pero, la mayoría de los casos de megaesófago en perros son idiopáticos.

Radiografía de miastenia gravis en perros por I Love Veterinary
De Sara Troilo: “El peor caso de megaesófago que hemos visto. Bretón de 10 años. Los análisis de sangre confirmaron miastenia gravis e hipotiroidismo, mientras que la tomografía reveló también un timoma que crece por delante de la silueta del corazón, hipertrofia prostática y tumores testiculares. Pobre perro muerto por un crysis de hipoglucemia paraneoplásica.

Síntomas

En los casos de megaesófago adquirido, el síntoma más común es la regurgitación. Es importante distinguir entre el vómito verdadero y la regurgitación.

El vómito es cuando el contenido del estómago se expulsa del estómago. Esto sucede a través del movimiento activo de los músculos abdominales. A menudo acompañado de arcadas. La bilis también solo estará presente en el vómito.

La regurgitación es un movimiento pasivo que produce alimento y/o líquido. Esto puede ocurrir inmediatamente después de una comida o varias horas más tarde. A menudo, la comida tiene forma tubular pero no se digiere.

Otros síntomas pueden ser ptialismo (babeo), halitosis (mal aliento) o vómitos.

Cuando ocurre la regurgitación, la comida puede pasar a la tráquea. Esto puede causar neumonía por aspiración. Si esto se ha desarrollado, los síntomas asociados pueden ser:

  • Letargo
  • Disnea
  • Secreción nasal

En los perros en los que la miastenia gravis es la causa del megaesófago, los síntomas varían. Dependen de qué forma de la enfermedad esté causando el megaesófago. La miastenia gravis local solo puede afectar el esófago. Siendo el megaesófago el único síntoma. La miastenia gravis generalizada puede mostrar debilidad muscular generalizada.

Radiografía de megaesófago congénito canino de pastor alemán de 12 semanas de I Love Veterinary
De ‎Cathy Richmond-Williams‎: “El peor caso de megaesófago que he visto. Era un pastor alemán de 12 semanas que solo pesaba 2.5 libras. Lo sacrificamos”.

¿Existen pruebas de diagnóstico para el megaesófago?

Cuando se trae un animal enfermo a la clínica, el examen físico siempre debe ser el primer paso. Los animales pueden ser brillantes y alertas, si aún no están gravemente afectados. O bien, pueden estar letárgicos. Especialmente si la condición se ha convertido en neumonía por aspiración. Algunos pacientes también pueden presentar una pérdida de peso significativa.

Para diagnosticar megaesófago, el veterinario deberá hacer radiografías/radiografías. A menudo se puede diagnosticar en una radiografía simple. El médico debe, si es posible, evitar el uso de contraste de bario. Si la condición está presente, se puede aspirar a los pulmones. Sin embargo, a veces esta puede ser la única manera de hacer definitivamente el diagnóstico.

Mirando las mismas radiografías, también es importante tratar de determinar si el perro ha aspirado algún alimento o líquido a los pulmones. Esto es para diagnosticar si la neumonía por aspiración ya está ocurriendo. Recuerde: aunque las radiografías de tórax sean claras, no significa que la neumonía por aspiración no pueda ocurrir en el futuro.

Cuando se confirma el megaesófago, se investiga una causa subyacente. Pero, a pesar de la variedad de pruebas de diagnóstico disponibles, la mayoría de los casos de megaesófago son idiopáticos. Lo que significa que no se encuentra una causa subyacente.

Megaesófago canino, cómo tratarlo y ayudar al perro a comer por I Love Veterinary

¿Cómo es ¿Megaesófago en perros tratados?

Si no se puede confirmar una causa subyacente, el megaesófago no es curable. Pero, los síntomas se pueden aliviar. Recuerda siempre contactar con tu veterinario antes de administrar cualquier tipo de medicamento.

Alimentación

Es importante determinar primero si al perro le irá mejor con una dieta diferente. Algunos perros experimentan síntomas más leves cuando siguen una dieta líquida en lugar de sólidos. O viceversa. Si los líquidos son un problema, el agua se puede dar en forma de cubitos de hielo.

Los perros con megaesófago suelen estar desnutridos. Los suplementos de proteína pueden ser necesarios para asegurar suficiente proteína en la dieta.

La alimentación elevada y la silla

Para combatir los efectos de la gravedad en la regurgitación, la alimentación elevada puede ayudar. Coloque la comida en una plataforma elevada. Esto obligará al perro a estirar el cuello hacia arriba al comer. Esto significa que la gravedad permitirá que la comida descienda al estómago, en lugar de regurgitarla.

A veces, la alimentación elevada no es posible. A menudo debido a que el perro no está dispuesto a comer en esa posición. Una silla Bailey es una opción. Parecido a una silla de bebé. El perro se coloca en la silla, sentado sobre su trasero con la espalda recta. Esto permite una alimentación más fácil. También inmoviliza al paciente durante el período de espera obligatorio posterior a la alimentación. Estos pueden ser hechos en casa por el propietario o comprados.

La sonda de alimentación gástrica es una de las opciones para ayudar a los perros con megaesófago de I Love Veterinary

Tubo de alimentación

Si la alimentación elevada o la silla no son una opción, puede ser necesaria una sonda de alimentación gástrica. El tubo se coloca en el costado del perro, donde se sienta cómodo. Esto permite que la comida se coloque directamente en el estómago. El perro seguirá regurgitando saliva, pero la regurgitación de comida debe ser mínima.

Medicamentos

Se pueden administrar algunos medicamentos para minimizar los síntomas del megaesófago.

  • Sildenafil: Conocido también como viagra. Ayudará a que el esfínter entre el esófago y el estómago permanezca abierto. Permitir que la comida llegue al estómago.
  • Sucralfato: Un antiácido. Protege el revestimiento del esófago de cualquier ácido estomacal que pueda ingresar.

El megaesófago es en la mayoría de los casos una condición crónica. Necesita tratamiento a largo plazo y seguimiento del paciente individual.

Cachorro con megaesófago congénito de I Love Veterinary
“Este Grandanois tiene megaesófago secundario a un defecto cardíaco congénito. ¡Le encantaba estar en esta posición después de comer! Esta foto es después de la cirugía y hoy está fantástico 🙂” Por Sara Coelho

Resumen

El megaesófago es a veces una enfermedad complicada. Puede ser debilitante para los perros que regurgitan alimentos y líquidos. También puede ser difícil de manejar para el propietario. Pero, con la terapia adecuada y mucha conformidad del propietario, ¡muchos perros pueden vivir una vida larga y feliz!

Compartir es cuidar!

foto de avatar

AUTOR

Con una maestría en veterinaria de la Universidad de Copenhague en 2023, la trayectoria académica de este consumado escritor culminó en una tesis centrada en la "Viabilidad del uso de ultrasonido del abdomen para el diagnóstico temprano de enterocolitis necrotizante en cerdos neonatales". Además, su disertación profundizó en el intrigante tema de la "acumulación de mercurio en los perros de trineo de Groenlandia". Más allá de sus logros académicos, su pasión por la salud animal se fusiona a la perfección con su amor por la escritura. Se destaca en armonizar la precisión clínica con la expresión literaria, elaborando artículos que resuenan con el latido del corazón de su profesión veterinaria.

Recomendado

pedialita para perros

Pedialyte para perros: 2024 actualizado

Lectura de 8 min

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN INFORMATIVO

¡Envíe su correo electrónico a continuación para unirse al equipo de I Love Veterinary y disfrutar de noticias periódicas, actualizaciones, contenido exclusivo, novedades y más!