Insuficiencia pancreática exocrina (IPE) en perros

Categorización de EPI en perros

Todos hemos oído hablar del páncreas, pero es posible que no todos sepamos lo que hace. El páncreas es en realidad un órgano increíblemente importante que se encuentra en la parte superior del abdomen cerca de los intestinos y el estómago. El páncreas tiene muchas funciones, incluida la producción de enzimas digestivas para ayudar al cuerpo a digerir los alimentos mediante la producción de enzimas digestivas. 

Cuando el páncreas ya no puede producir enzimas digestivas adecuadas, lo llamamos Insuficiencia Pancreática Exocrina (IPE). Hoy nos vamos a centrar en la causa, los signos y el tratamiento de la EPI en perros.

Páncreas de perro animado - I Love Veterinary

Función pancreática exocrina normal

El páncreas es un órgano que tiene dos partes, la endocrina y la exocrina. El sistema endocrino produce hormonas como la insulina y el glucagón responsables de mantener los niveles de azúcar en la sangre y el sistema exocrino. 

El páncreas exocrino produce enzimas digestivas. En un páncreas que funciona normalmente, las enzimas digestivas se liberan cuando se ingiere la comida, fluyen hacia los intestinos a través de los conductos hacia el intestino delgado y ayudan a descomponer las proteínas, las grasas y los carbohidratos para ayudar en la digestión de los alimentos. Sin enzimas digestivas, el cuerpo no puede recuperar los nutrientes de los alimentos que necesita para funcionar.

Etiología y patogenia

En algunos perros, la parte exocrina del páncreas se daña irreversiblemente, puede dañarse de diferentes maneras que se describen con más detalle a continuación.

Cuando el páncreas exocrino se destruye casi por completo, el cuerpo no puede digerir los alimentos, lo que lleva a que las proteínas, los carbohidratos y las grasas que normalmente se digieren continúen pasando por los intestinos y las heces, causando una diarrea voluminosa de color pálido. 

El cuerpo no puede obtener nutrientes de los alimentos que no se pueden descomponer, lo que provoca desnutrición y pérdida de peso. Además, los nutrientes que no se digieren pueden ser alimentados por bacterias que pueden causar un crecimiento excesivo de bacterias en los intestinos. Si no se trata, EPI puede conducir a una desnutrición severa que podría poner en peligro la vida.

Perro flaco en el patio, desnutrición causada por el EPI en perros - I Love Veterinary

Los signos de EPI solo se desarrollarán cuando el 90% de la capacidad secretora del páncreas exocrino se dañe debido a que el cuerpo tiene mucha redundancia (es decir, páncreas más que suficiente para producir enzimas digestivas adecuadas cuando el páncreas funciona normalmente). Esto significa que el páncreas de un perro afectado se habrá destruido durante mucho tiempo antes de que veamos signos clínicos asociados con EPI. 

Signos comunes asociados con EPI

Los signos de EPI están asociados con la patogenia descrita anteriormente, es decir, la desnutrición y el paso de alimentos no digeridos a través de los intestinos. 

Algunos signos comúnmente vistos de EPI incluyen:

  • Pérdida de peso debido a que los nutrientes no se absorben.
  • Aumento del apetito a medida que el cuerpo trata de compensar los nutrientes que no se absorben.
  • Pelaje opaco debido a la desnutrición.
  • Capa grasosa alrededor de la región perineal y la base de la cola y debido a heces grasosas.
  • Flatulencia por alimentos que no se digieren. 
  • Ruidos retumbantes o gorgoteantes provenientes de los intestinos (borborigmos).
  • Aumento del volumen de heces pálidas, malolientes y grasosas.
  • Ocasionalmente, también puede ver vómitos y un aumento en el consumo de alcohol.

Causas de EPI en perros

La EPI ocurre cuando el páncreas exocrino se daña, esto es irreversible.

El daño se puede dividir en tres causas principales. En primer lugar, la causa más común de EPI es cuando las células acinares (que producen enzimas digestivas) se reducen de tamaño. Esto se conoce como atrofia. 

Esto ocurre más comúnmente en Pastores alemanes, de hecho, los pastores alemanes representan dos tercios de los casos de EPI. Se desconoce la razón exacta por la que se produce la atrofia acinar, pero está claro que se hereda de alguna forma. La atrofia acinar afecta más comúnmente a los perros entre seis meses y seis años. Otras razas afectadas incluyen Rough Collies y Eurasiers.

Rough Collies tirados en el suelo - I Love Veterinary

En segundo lugar, los episodios repetidos de pancreatitis, que es la inflamación del páncreas, pueden provocar daños irreversibles en el sistema exocrino y, por lo tanto, en la EPI. Esto también puede causar diabetes cuando el sistema endocrino también se daña repetidamente. 

Y, por último, el páncreas puede volverse canceroso, lo que puede bloquear la salida de enzimas digestivas que conducen a la insuficiencia pancreática exocrina.

Las pruebas de diagnóstico

Para una enfermedad confusa, la prueba es bastante simple. Si su perro muestra signos de EPI como se mencionó anteriormente, su veterinario podría recomendarle un análisis de sangre. Este análisis de sangre busca una sustancia inactiva llamada tripsinógeno. En un cuerpo que funcione normalmente, el tripsinógeno estará en niveles altos, ya que se convierte en tripsina, una enzima digestiva. 

En un perro con EPI, el tripsinógeno será bajo. Es probable que su perro deba estar en ayunas durante 12 horas para este análisis de sangre, es posible que deba repetirse si la lectura no es concluyente.

Junto con la prueba de tripsinógeno, su veterinario también querrá verificar si hay una deficiencia de vitamina B12 (cobalamina), ya que esto es muy común en perros con EPI y es posible que deba complementarse. Los niveles de cobalamina también se pueden comprobar mediante un análisis de sangre. Es posible que sea necesario repetir este análisis de sangre para ver si el suplemento está funcionando.

EPI subclínico

Como se mencionó anteriormente, el 90% de la capacidad secretora del páncreas exocrino debe perderse antes de que veamos signos clínicos de EPI. En perros con niveles bajos limítrofes de tripsinógeno pero sin signos de la enfermedad, se clasificarían como subclínicos. Es posible que algunos perros con niveles bajos de tripsinógeno nunca muestren signos de EPI. 

En esta etapa, los perros subclínicos no parecen beneficiarse del tratamiento y, en cambio, deben ser monitoreados en busca de signos de EPI y el tratamiento solo debe instigarse cuando sea necesario.

Poner tubos de ensayo en el soporte - I Love Veterianry

Opciones de tratamiento disponibles

La EPI no se puede tratar ya que implica un daño irreversible en el páncreas. Un perro diagnosticado con EPI requerirá un manejo de por vida. Con el manejo adecuado, los perros pueden llevar una vida normal y tener una esperanza de vida normal.

Una vez que se diagnostica EPI, se puede controlar fácilmente agregando enzimas digestivas a las comidas. Las enzimas digestivas se pueden comprar comercialmente en tabletas o polvos que se pueden espolvorear en la comida antes de alimentar a su perro, su veterinario puede aconsejarle sobre las mejores opciones para su mascota. 

También se puede usar páncreas de animales sacrificados para el consumo y se puede mantener en el congelador durante meses sin afectar las enzimas.

Además de agregar enzimas digestivas a la comida de su mascota, es posible que también deba complementarse con vitamina B12, esto puede ser necesario para toda la vida. Esto puede ser por vía oral o administrado por inyección en su veterinario. 

Rara vez se requieren análisis de sangre de seguimiento para verificar los niveles de tripsinógeno una vez que se realiza el diagnóstico, ya que no se espera que cambien. Es posible que sea necesario controlar los niveles de B12 según los niveles de su mascota.

Bote con suplementos de B12 para el tratamiento de EPI en perros - I Love Veterinary

Se recomiendan visitas regulares en perros recién diagnosticados con EPI para asegurar que el aumento de peso y los signos de desnutrición desaparezcan. Una vez que su perro esté estable, generalmente se recomiendan visitas dos veces al año.

Los cambios en la dieta también pueden ser una buena idea para ayudar con la digestión. Una dieta que es altamente digerible y baja en fibra es la más recomendada. Si necesita ayuda para decidir qué debe comer su perro con EPI, comuníquese con su veterinario.

Lista de verificación

  1. La EPI es causada por daño a la parte exocrina del páncreas.
  2. Cuando el páncreas ya no puede producir niveles adecuados de enzimas digestivas, se desarrollan signos de EPI.
  3. EPI se ve más comúnmente en pastores alemanes.
  4. Los signos típicos de EPI incluyen pérdida de peso, diarrea, aumento del apetito y una capa grasosa sin brillo.
  5. La EPI se puede diagnosticar con un análisis de sangre.
  6. No hay cura para un perro con EPI, solo se puede controlar.
  7. El manejo involucra enzimas digestivas y suplementos de vitamina B12.
  8. Las enzimas digestivas se pueden rociar sobre los alimentos.
  9. La suplementación con vitamina B12 puede ser necesaria de por vida.
  10. Con el manejo adecuado, los perros pueden llevar una vida normal